-->
Uso de cookies. En apimet.com usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

Cómo rentabilizar un parking mediante la instalación de una cubierta autoportante.

Hoy queremos contaros la historia de Manuel, y cómo la instalación de una cubierta autoportante para su negocio le ha ayudado a mejorar la rentabilidad del mismo

Hoy queremos compartir con todos vosotros un caso real, un caso derivado de nuestra experiencia y que nos ha ocurrido hace poco tiempo, pero que, la verdad, no es la primera vez que nos ha pasado.

Hará apenas un par de semanas nos llama un cliente, cuya identidad no podemos desvelar por protección de datos, aunque él sabe perfectamente quien es, para darnos las gracias.

No para darnos las gracias por el buen trabajo que hemos realizado, ni por haber cumplido en plazo y forma lo pactado, ni por facilitarle el pago de nuestros servicios.

No nos ha llamado para darnos las gracias por lo “bonito” que ha quedado nuestro trabajo, ni siquiera porque le asesoramos indicándole realmente aquello que necesitaba, ahorrándose varios miles de euros respectos a otros presupuestos. No. Nos ha llamado para darnos las gracias porque está ganando más dinero gracias a nuestro trabajo.

Al principio no entendíamos nada: “A ver, Manuel, ¿cómo es eso de que estás ganando más dinero? Podrás seguir ganando el mismo, o un poco más, pero ¿tanto como para llamarnos y decírnoslo?”. Pus sí. Sí que era para tanto. Pero no adelantemos acontecimientos. Primero, pongámonos en situación.

Nuestro cliente, al que llamaremos Manuel, tiene un parking al aire libre en una zona con mucho tráfico y en la que hay otro parking subterráneo. Habitualmente los dos servicios de aparcamiento tenían un número de clientes similar durante el día, pero mientras que la mayoría de clientes de Manuel eran clientes de corta duración, el parking subterráneo contaba con un buen número de plazas reservadas por clientes residentes de la zona que usaban el parking como garaje privado. Además, como el aparcamiento de Manuel estaba al aire libre, se veía obligado a tener unos precios inferiores con respecto al otro parking ya que sus clientes, en comparación con el otro servicio, tenían que dejar su coche al sol, o ver que apenas tenía clientes los días de lluvia.

Después de hablar con varios proveedores y de plantearnos su situación, le recomendamos un tipo de cubierta autoportante que le salía muy bien de precio, sin columnas ni caras instalaciones como otras empresas le proponían. Gracias a nuestra propuesta, Manuel se ahorraba de entrada, por el mismo resultado final, un dinero respecto a otras compañías.

Ahora, una vez que tiene instalada la cubierta autoportante en su parking, Manuel ha conseguido varios clientes residentes de la zona, a los que le cobra una cuota mensual, lo que le permite tener unos ingresos fijos que antes no podía tener porque nadie quería su parking porque “era como estar en la calle”. Pero, además, ha comprobado cómo ha aumentado la demanda de sus plazas de aparcamiento durante el día, lo que le ha permitido aumentar la tarifa.

En definitiva, con las mismas plazas, ahora Manuel genera mayores beneficios y calcula que tendrá amortizadas nuestras cubiertas mucho antes de lo previsto.

Nos encanta ayudar a nuestros clientes, y es por esto que queríamos compartir con todos vosotros nuestra experiencia. Esperamos poder seguir a nuestros clientes, no sólo en la instalación de las coberturas autoportantes, que es nuestra especialidad, sino ir un poco más allá y ayudarles con sus negocios a ser más rentables y obtener más beneficios. 

Gracias a todos los clientes que, como Manolo, han creído en notros y han confiado en nuestros servicios.

Fotos